Adam Lanza: la masacre de Newtown



“La semblanza que está surgiendo es la de un asesino desconectado que sabía cómo jalar el gatillo y de una familia que temía que los extraños entraran a su casa”.
The Washington Post


Adam Peter Lanza nació el 22 de abril de 1992 en Kingston, New Hampshire (Estados Unidos), hijo de Nancy y Peter Lanza, un exitoso contador. Tuvo un hermano cuatro años mayor que él, Ryan Lanza.



Adam Lanza cuando era bebé

Nancy Lanza solía trabajar tiempo parcial como corredora de bolsa con la firma John Hancock, en Boston. Cuando la familia se mudó al pueblo de Newtown (Connecticut) en 1996, Nancy abandonó su trabajo en el sector financiero y se dedicó a las labores domésticas. Para ese momento, su esposo Peter era director de impuestos para General Electric Energy Financial Services, una compañía de Nueva York y se especulaba que llegó a ganar hasta un millón de dólares al año.



Nancy Lanza cuando era joven


Adam era sobrino de James Champion, un oficial del Departamento de Policía de New Hampshire, quien fue destacado por el diario de la ciudad porque salvó la vida de un ciudadano víctima de un repentino ataque cardíaco.




Adam Lanza cuando era niño

Siempre fue un niño solitario, retraído, tímido. Padecía del Síndrome de Asperger, un trastorno que afecta la condición mental y conductual de los pacientes. Además, según una fuente familiar, durante un tiempo tomó un medicamento para la esquizofrenia. Se mencionó también que padecía analgesia congénita, por lo que era incapaz de sentir dolor.




Adam Lanza disfrazado durante Halloween


Cuando era niño, Adam asistió a la Sandy Hook Elementary School. Era un joven problemático y por ello su madre solía acudir a la escuela para interceder por él. Siempre llevaba un peculiar maletín de cuero negro a todas partes. Además, solía vestir una gabardina del mismo color. Para entonces era un joven inhibido, silencioso, reservado. De cabello ondulado y desordenado, su mirada era intensa, de ojos penetrantes. Lucía desvalido, débil. Prefería la ropa ancha, varias tallas mayor a la suya.



Adam Lanza como alumno de la primaria Sandy Hook

Los estudiantes y profesores que conocían a Adam Lanza en la escuela secundaria, lo describieron como “inteligente, pero nervioso e inquieto”, alegando que normalmente evitaba llamar la atención. Un conductor del autobús que transportaba a los hermanos Lanza a la escuela, recordó que los “chicos eran muy agradables, de buen comportamiento”. De acuerdo con antiguos compañeros de clase, Adam era poco sociable y no mantenía una estrecha amistad con otros compañeros. Muchos lo describirían como una persona “interesada en computadoras y videojuegos”.



Adam Lanza con Peter, su padre

Su compañero Matt Baier diría tiempo después que se trataba de una persona muy inteligente y que sacaba notas muy altas "después de haberse pasado el curso sin decir ni una sola palabra. Si le mirabas directamente, no podías ver ninguna emoción en su rostro". Otra joven que le conocía, Olivia DeVivo, mencionaría la timidez de Adam: "Era evidente que se sentía incómodo siendo el centro de atención". La joven Alex Israel, compañera de clases de Adam Lanza en la secundaria de Newtown, aseguraría: “Podría decir que Adam era un genio. Era muy callado”. Muchos lo escucharon hablar de “aliens y de hacer volar cosas”.


Adam vivió una adolescencia turbulenta, puesto que su hermano mayor se fue de casa en 2006 para ir a la Universidad de Quinnipiac, una época en la que sus padres estaban atravesando muchas dificultades conyugales. Dan Holmes, amigo desde hace años de la madre de Lanza, Nancy, declararía que se quedó sorprendido cuando Nancy le contó que se iba a ir de vacaciones a Nueva Orleans (Luisiana) con su hijo mayor, Ryan, pero no con Adam, quien "prefería quedarse solo en casa". "Al parecer era un chico muy inteligente, creo que incluso terminó el instituto más pronto de lo normal", relataría Holmes. Adam formó parte de un club de la tecnología en la escuela Newtown High.



Adam en el club de la tecnología

Cuando Adam cursaba décimo grado, su madre lo retiró del colegio. Empezó a tomar clases en su casa y se involucró en cursos de computación en la Western Connecticut State University. En esa época, la relación de sus padres se derrumbó después de diecisiete años de matrimonio (se casaron en 1982). A causa de los continuos pleitos, la policía local visitó la casa de los Lanza en más de una ocasión. Sin embargo, no existen pruebas de violencia intrafamiliar. Peter y Nancy se divorciaron en 2009.


Lanza se graduó de la secundaria en 2010 y vivió en su casa. Su madre no podía trabajar, por lo que él tenía que quedarse en casa para cuidar de ella. La familia recibía una pensión anual de 240,000 dólares pagados por Peter Lanza. Después de la separación, este se asentó en las cercanías de Stamford y entabló una relación sentimental con otra mujer. Se casó en segundas nupcias en 2011 y se mudó a Stamford (Connecticut), a unos 60 kilómetros de Newtown.


Según fuentes jurídicas, Adam carecía de antecedentes penales. Era un precoz jugador y seguidor de videojuegos. De acuerdo con el testimonio de Peter Wlasuk, un hombre que trabajó directamente con la familia de Adam, el joven pasaba “horas jugando videojuegos violentos como Call Of Duty en el sótano de la casa. El joven era un apasionado de la cultura japonesa que recolectaba cromos de Pokemon y se divertía con el videojuego Dynasty WarriorsAdam no tenía perfil en la página de Facebook, a diferencia de su hermano Ryan. Tampoco se dejó fotografiar para el anuario del instituto en 2010. En el lugar donde debería ir su imagen aparece la frase "Tímido ante la cámara".




Ryan Lanza, quien dejó de tener contacto con su hermano Adam en 2010, comenzó a trabajar como contador en Ernst and Young; para entonces, ya vivía en Nueva Jersey. A partir de entonces, Nancy y Adam Lanza convivieron juntos en una casa valorada en 1.6 millones de dólares.



Nancy amaba las armas, siempre la habían gustado y tenía una pequeña colección. Tenía armas y fusiles de guerra, chalecos antibalas y equipos de asalto. Nancy y Adam iban cada semana a practicar en el bosque o a algún campo de tiro. Guardaba además un rifle de asalto (Bushmaster .223 semiautomático) y cinco pistolas en su casa. Se rumoró que pertenecía al movimiento Doomsday Preppers, una agrupación cuyo objetivo es preparar a sus integrantes para el fin del mundo.



Nancy Lanza

Un jardinero declararía que una vez Nancy le mostró en el patio de su casa un rifle 223 M4, un arma de guerra extremadamente peligrosa, que las tropas estadounidenses utilizan en lugares de alto conflicto como Afganistán e Irak. “El fusil cuenta además con un lanzador de granadas en la parte inferior. El entrenamiento de Adam en el manejo de esos armamentos cuajó con una personalidad compleja y con fuertes resentimientos”, publicaría The Washington Post. La ex cuñada de Nancy, Marsha Lanza, afirmaría que Nancy Lanza quería las armas para protegerse. “Ella estaba preparada para lo peor. No sabía que las armas serían usadas en su contra”.


Tras el divorcio, Adam padecía frecuentes rabietas y se ponía frenético cuando su madre salía con sus amigos a tomar unas copas. En 2011, Nancy frecuentó un bar llamado “My Place Pizza”.






Es esos momentos, su preocupación con respecto al comportamiento de su hijo iba en aumento. En una ocasión lo descubrió quemándose con un encendedor, en un vano intento por sentir dolor.


El 12 de diciembre de 2012, Adam fue a una tienda de artículos deportivos en Danbury, Connecticut, y trató de comprar un rifle. Le fue denegada el arma, porque no quiso someterse a una verificación de antecedentes o cumplir con el período de espera del estado para la venta de armas.




El 13 de diciembre, Adam mantuvo un altercado con cuatro empleados del colegio Sandy Hook por una razón que nunca se averiguó.


El 14 de diciembre de 2012, Adam Lanza cruzó la línea. Se levantó, se duchó y se vistió completamente de negro, con ropa militar y un chaleco. Desayunó frugalmente, luego se dirigió a la recámara de su madre. La mató de cuatro tiros en el rostro mientras dormía.



La casa de los Lanza










Después de asesinar a su madre, metió varias armas en el automóvil y se dirigió a la Sandy Hook Elementary School, la misma donde había estudiado de niño, como si buscase aniquilar sus memorias, como si repudiase a aquel niño que alguna vez fue.








Lanza ejecutó el atentado con tres armas: una pistola SIG Sauer 9mm, otra pistola Glock 10mm y un rifle Bushmaster AR-15 calibre .223. Aparte, llevaba numerosos cargadores para treinta balas y cientos de balas.



Las armas


El ataque fue vertiginoso. Irrumpió en la escuela a las 09:40 horas por una ventana que rompió y abrió fuego. Comenzaba así una de las mayores masacres escolares en la historia de Estados Unidos.



La escuela primaria Sandy Hook, en Newtown





Victoria Soto, una maestra puertorriqueña, trató de salvar a sus alumnos. Al oír los disparos, los escondió en un armario. Después acudió a buscar a Lanza, a quien aseguró que los niños estaban en el gimnasio. Tras escucharla, Adam la mató a balazos.



Victoria Soto

Kaitlin Rog logró salvar su vida y la de sus quince alumnos encerrándolos en un pequeño cuarto de baño que había en el aula tras escucharse los primeros disparos. Para evitar que Lanza entrara, atrancó la puerta con una estantería.



Kaitlin Rog

La maestra describiría su experiencia: "En cuanto escuché el tiroteo en el pasillo, pensé: ¿por qué no entra en la clase? Era la primera desde la puerta de entrada, era lo lógico. Pensé en mis alumnos de seis años, tenía que actuar como si fuese su madre, así que les dije a todos que los quería mucho. 




El ataque a la escuela







"Pensé que íbamos a morir. Les dije que estuvieran callados porque tenía mucho miedo de que se acercara a la clase y comenzase a disparar contra la puerta. Si los veía con ganas de llorar, intentaba calmarles diciéndoles que me mostraran una sonrisa y diciéndoles que todo iba a ir bien".






Casi todas las muertes se produjeron en una de las aulas, donde Lanza disparó más de cien tiros. Todas las víctimas fueron asesinadas con disparos de fusil y algunas con disparos a corta distancia. Todas fueron atacadas con más de un disparo; una de las víctimas recibió once heridas de bala. La directora Dawn Hochsprung intentó someter al atacante, pero no pudo; como a los demás, Adam la mató a balazos.









En menos de once minutos, mató a veintiséis personas y dejó un herido. Veinte de sus víctimas eran niños; ocho varones y doce niñas. Los más pequeños tenían entre seis y siete años y la víctima de mayor edad tenía 56.







Los niños que murieron cursaban entre el primero y el cuarto año de primaria, y se encontraban en dos aulas ubicadas en una misma sección del inmueble. Entre los adultos asesinados estaba Dawn Hochsprung, la directora de la escuela, y la psicóloga escolar Mary Sherlach.




Mapa de la masacre


Tres de los empleados que discutieron un día antes con Adam perecieron en el tiroteo, mientras que el cuarto salvó su vida al no encontrarse en el centro en el momento de la masacre. La maestra Anne Marie Murphy murió al proteger a los niños con su cuerpo; encontraron su cadáver frente a sus alumnos, quienes también murieron.




Anne Marie Murphy


Dieciocho niños murieron en el lugar. Los dos niños restantes en el hospital. Los adultos murieron en el centro.



Las víctimas



La policía llegó al lugar menos de cuatro minutos después de la primera llamada al 911. Agentes y profesores evacuaron a los estudiantes del edificio, a medida que la policía rodeaba el área. Alexis Wasik, un alumno de tercer grado, diría que policías y maestros les pidieron esconderse en una esquina. “Todos estaban llorando. Y yo sólo escuché a la policía gritando”.



La llegada de la policía



Los oficiales de policía armados con rifles y acompañados por perros rodearon la zona. La policía entró al edificio y Adam Lanza decidió terminar con todo. Cuando estaba en la segunda aula escuchó a los oficiales viniendo. En ese momento decidió quitarse la vida. Colocó la pistola contra su cabeza y se disparó. El suicidio del multihomicida abriría docenas de interrogantes, entre ellas, los motivos para perpetrar aquella matanza.






Más de una decena de cadáveres, la mayoría de niños, fueron hallados apilados en un baño, donde trataron de esconderse, aunque la puerta no cerró y todos fueron masacrados. Las escenas dentro de la escuela eran tan terribles, que cuando la policía envió a los paramédicos, sólo eligieron a quienes consideraron capaces emocionalmente de poder manejar lo que iban a presenciar. “Este será el peor día de tu vida”, le advirtió a uno el sargento William Cario. En el momento de los disparos, Adam Lanza llevaba la identificación de su hermano mayor, Ryan, quien fue detenido en una casa en Hoboken, Nueva Jersey, para ser conducido a un interrogatorio general.



El arresto de Ryan Lanza





Al principio, los medios y las autoridades señalaron al hermano mayor de Adam como el agresor. Sin embargo, Ryan fue sometido voluntariamente a un interrogatorio por la policía de Nueva Jersey, no se le consideró sospechoso y no fue tomado en custodia.




Uno de los cadáveres


Ryan dijo que no había estado en contacto con su hermano desde 2010. Ryan después accedió voluntariamente a ser interrogado por la Policía del Estado de Connecticut y por el FBI, con resultados similares.




Ryan Lanza en Facebook


La policía recuperó tres armas de la escena: una .223 Bushmaster semiautomática, una pistola Glock y una Sig Sauer. Tras revisar su casa, los agentes no encontraron cartas o diarios que pudieran darles alguna pista sobre las causas de la masacre.






El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, declaró cuatro días de luto oficial en el país. La Casa Blanca informó que, a raíz del tiroteo, el mandatario canceló un viaje previsto a Portland (Maine). Obama ordenó que las banderas ondearan a media asta en la la Casa Blanca y otras instalaciones en los Estados Unidos, y en todo el mundo, como una muestra de respeto a las víctimas.



Bandera a media asta en Newtown

“Nuestros corazones fueron rotos hoy”, dijo. Barack Obama ofreció un discurso televisado a las 15:16 horas donde declaró: “Vamos a tener que unirnos y tomar medidas significativas para evitar más tragedias como ésta, independientemente de la política”. Obama se detuvo dos veces durante el discurso, con lágrimas en los ojos.



Obama llorando tras la masacre

El Gobernador del estado de Connecticut, Dan Malloy, se dirigió a los medios de comunicación la noche del tiroteo cerca de una iglesia local, luego de celebrar una vigilia por las víctimas del atentado, instando a la población de Connecticut a reunirse y ayudarse mutuamente.



Los titulares




Malloy declaró: “El mal visitó esta comunidad hoy en día, y es demasiado pronto para hablar de recuperación, pero cada padre, cada hermano, cada miembro de la familia tiene que entender que en Connecticut, todos estamos juntos en esto, vamos a hacer todo lo que podamos para superar este evento, vamos a salir adelante”.












El 4 de enero de 2013, los niños que sobrevivieron a la masacre regresaron a clases. Su nueva escuela, un centro rehabilitado de la vecina localidad de Monroe, conserva el nombre de Sandy Hook y parte del mobiliario del centro educativo donde ocurrió la tragedia.



Los funerales






En diciembre de 2013, un año después de los ataques, el gobierno de Connecticut publicó un sumario de 44 páginas de la investigación. El documento destaca que Adam Lanza mató a su madre, luego irrumpió a tiros en la escuela y se quitó la vida cuando la policía llegó. Pero Lanza nunca dio algún indicio de lo que planeaba hacer el 14 de diciembre de 2012.




Los homenajes a las víctimas









“La evidencia claramente indica que el tirador planeó sus acciones, incluyendo quitarse la vida, pero no hay indicios claros de por qué lo hizo o por qué eligió la Escuela Primaria Sandy Hook”, afirma el reporte.











“En menos de once minutos, veinte alumnos de primer grado y seis adultos habían perdido la vida”. Los familiares de las víctimas fueron informados del reporte. La investigación realizada por la Fiscalía de Connecticut concluyó sin presentar cargos contra nadie. “El propósito de la investigación era determinar qué crímenes habían sido cometidos y si alguien sería procesado como resultado de esos crímenes. Basados en una cuidadosa investigación, se determinó que no habrá arrestos o procesos”.



Las protestas


En tanto, los residentes de Newtown votaron a favor de la demolición y reconstrucción de la Escuela Primaria Sandy Hook. El proceso inició en octubre de 2013, con un costo de 50 millones de dólares.


En 2013, como una conmemoración de la matanza, el fotógrafo Greg Cohen presentó una exposición con veinte fotografías que componen la serie Farewell to Arms, inaugurada el jueves 12 de diciembre, en la galería The Perfect Exposure de Los Ángeles. Se trata de imágenes donde varios niños portan armas de fuego, generada, según su autor, para “mover conciencias y azuzar el debate nacional sobre el acceso a las armas de fuego”.



La obra de Greg Cohen


Al mismo tiempo, un acalorado debate sobre el acceso a las armas de fuego en Estados Unidos se inició otra vez.




VIDEOGRAFÍA:

Noticiarios sobre el ataque
video



BIBLIOGRAFÍA:

TAMBIÉN TE SUGERIMOS LEER:

Entrada destacada

Charles Manson y "La Familia": "Helter Skelter"